viernes, 25 de septiembre de 2009

LA SOLEDAD




Estoy cansado, realmente agotado. ¡Necesito soledad! La vida en la ciudad me esta desquiciando lentamente.
Quizás no sea la vida en la ciudad la que hace que mi alma chirríe, como las bisagras de una vieja puerta, si no simplemente, la vida en general y la mía en particular.

Después de recibir muchos palos, algún que otro botellazo, te rompan varios huesos y te destrocen continuamente el corazón, comienzas a plantearte seriamente la pregunta eternamente formulada por el ser humano, ¿que coño echan hoy en la tele? …No, espera, que esa no es, ¡joder como estoy hoy!, la pregunta es esta ¿que coño hago yo aquí? Ahora si. ¡Toma ya! A veces te lo preguntas y te quedas tan tranquilo, la vida sigue y hasta consigues dormir por las noches a moco tendido. Pero otras veces, algo dentro de ti vibra, te hace estremecer y genera una reacción en cadena que ya no hay Dios que lo pare.
¡Me largo! Tengo que huir. Tengo que buscar un sentido a todo esto.

¡Hala! ahí os quedáis con: el ruido, el estrés, los agobios, las malas caras, los reproches, las peleas, el sexo mendigado, los horarios, la tele basura, los sms, los recibos, las letras, la comida rápida, el sexo rápido, la familia, los amigos, los enemigos, los indiferentes… ¡ahhh!, un momento que cojo aire… los vecinos pesados, las visitas a la peluquería, las cenas de compromiso, las bodas, los atascos, la polución, las malas amantes, los orgasmos fingidos, las borracheras, los garitos donde se te pegan los pies al suelo, la mala música, las palmaditas en la espalda con el cuchillo entre los dientes, el odio, la envidia y los jinetes del Apocalipsis. ¡Ahí os los dejo!

A veces, Platon se cruza en mi vida y me comenta aquello de salir de la cueva de las sombras y ver la realidad de la vida. Siempre me repite lo de dejar de vivir una ilusión y asomarme a la realidad, pero no es tan fácil. Llevo muchos años encostrado en esta realidad de placeres y tormentos. Llevo mucho lastre, muchas cuerdas que me atan. Muchos sentimientos que me unen a los demás. Debo ser valiente y escapar. ¡Soledad allá voy!

Me dirijo hacia la libertad, el aire limpio, las verdes praderas, los horizontes de tranquilidad, la suave brisa de la montaña acariciando mi rostro, el lento transcurrir del tiempo, el ayuno, la dieta a base de lo que pille. Vida de ermitaño, rebuscando constantemente en mi interior, para encontrar en vida el nirvana, el paraíso, el cielo o el infierno. Me esperan eternas jornadas de lectura placida. Días interminables de pensamientos profundos. Largas noches de deseos insatisfechos.

¡Hostia que chungo!

No sé si podré aguantar tanta soledad conmigo mismo. Mejor lo dejo para otro día.

domingo, 20 de septiembre de 2009

DE ROMA AL SIGLO XXI





Hace 2100 años la civilización dominante tecnológica y militarmente, absorbió lo mejor de las diferentes culturas que iba conquistando. Ciencia, política, religión, arte y otros campos del conocimiento no sirvieron para que, en los coliseos, se dejara de matar, mutilar, descuartizar y aterrorizar a multitud de hombres, mujeres y niños.

Dos milenios después otro imperio masacro, mutilo, descuartizo y casi extermino a miles de hombres, mujeres y niños, que vivían al otro lado del mundo.

Hace solo 60 años en el centro de Europa se repetían las mismas atrocidades y el intento de exterminio de más congéneres de la misma especie.

A día de hoy los conflictos, matanzas, abusos, intento de exterminio, terror físico y mental, están a la orden del día.

¿Que defecto tenemos los humanos? ¿Es el instinto de supervivencia? ¿Es un gen defectuoso? ¿Es un plan cósmico, el cual, nuestras insignificantes mentes no alcanzar a interpretar? ¿O es que simplemente somos malos por naturaleza? ¡Que jodios!

Si Dios nos hizo a imagen y semejanza suya, prefiero ser ateo.
Si la naturaleza nos dota del instinto de supervivencia, prefiero no ser activista verde.
Si la cultura mantiene tradiciones repugnantes y violentas, prefiero ser inculto.
Si lo malo que hay en mi aflora constantemente, prefiero no ser.
Si mi especie es destructiva, me jode, me repatea y lo digo bien alto.

De momento puedo decidir y decido por mi mismo escribir esto, mañana puede que alguno de los de mi especie, intente joderme la vida, o puede que sea yo mismo el que se la joda a alguien.

Quien sabe quizás las decisiones futuras de unos pocos, afecten el delicado equilibrio del mundo en el que nos movemos y que como pasa en un estanque en el que, al caer una gota de agua, las ondas concéntricas que genera influyen en la totalidad de la superficie, también afecten a la conducta de resto de las personas.

Los entendidos llevan tiempo diciendo que es inminente un salto evolutivo de la especie, que nos conducirá hacia una nueva conciencia y hará emerger nuevos valores. ¡Ojala!

Mientras eso pasa, yo espero que todos los que quieran, denuncien sin tapujos todas las injusticias, maltratos, agresiones y vejaciones que se realizan constantemente contra todos los seres vivos, sean o no de nuestra misma especie.


Esto empezó queriendo ser un comentario en el blog de Laura, por el tema de los toros y se convirtió en este texto. Saludos

viernes, 11 de septiembre de 2009

EL SUEÑO






Me he levantado esta mañana con una sensación extraña. Durante todo el día han rondado por mi cabeza, partes inconexas de un maldito sueño, que no consigo fijar del todo. Lo he intentado. Por dios y el diablo que me he esforzado, pero nada. La rutina del trabajo me aleja de esos pensamientos y me devuelve a la vida real. La jornada transcurre monótona. Como casi siempre.

La noche llega de nuevo y el día se diluye como un recuerdo. Cansado, me acuesto intentando dormir, pero la mente en vez de relajarse y adentrarse en la oscuridad placida del sopor, se empeña en seguir funcionando a toda maquina. Las ideas se agolpan, pisándose unas a otras. Las historias se crean y se destruyen a la velocidad de la luz. Los personajes se empujan, se gritan, se aman, se odian. Cambian los nombres, los sexos, las personalidades. Sus bocas escupen miles de frases, poesías, amor, odio, placer. El caos, majestuoso, tiraniza mi mente. La vorágine de materia narrativa, en estado puro, amenaza con colapsar mi alma. Pero cuando estoy a punto de perder el control, lentamente, una historia irrumpe con fuerza.

Con un campo gravitatorio propio, la historia atrae irresistiblemente todo cuanto hay a su alrededor y comienza a girar, vertiginosamente, cogiendo forma. Como si de un agujero negro se tratara, la narración absorbe lo que necesita y escupe lejos, muy lejos, lo que no le interesa. Como si alguien, que no soy yo, guiara los hilos de la narración. En un lapso de tiempo indeterminado, el relato a sido creado, por obra y gracia de…¿He sido yo? Vuelvo a dudar de mi capacidad para generar historias. Alguien o algo dentro de mi sueño ha sido el responsable, pero con toda seguridad no he sido yo.

¡Joder! todas las noches igual. Me cuesta un huevo dormirme y cuando me despierto por la mañana, noto esa extraña sensación de haberlo tenido en la palma de la mano y por más que intente recordar, la historia se difumina dramáticamente de mi mente.

Esta noche lo intentare de nuevo.

Algún día despertaré, miraré la palma de mi mano y desearé con toda mi alma poder ver, por fin, la obra tantas veces soñada.

lunes, 7 de septiembre de 2009

UN DÍA COMO HOY NACÍ YO






Un día como hoy los londinenses escuchaban por primera vez sonar el Big Ben y años después, tristemente, escuchaban caer bombas sobre la ciudad.

Un día como hoy nació Google (alguien se forró con esto, ¡yo no!).
También Buddy Holly y Gloria Gaynor que nos regalaron su música (bueno, si te la bajas de Internet te sale gratis, pero si no, a pagar).
Un día como hoy nacían: Dario Argento y sus míticas películas de terror. JJ Benitez y sus Caballos de Troya, aunque yo prefiero La Rebelión de Lucifer, aunque suene a plagio (yo tengo unas copias del original ¿que dicen, esta guardado en una caja fuerte en Chicago desde los años 30?). Molcolm Bradbury escritor, quien lo haya leído, mejor para él.

“7 de septiembre” es el titulo de una canción de Mecano.

Un día como hoy nací yo y esta por ver que aportare a esta tierra de vándalos. De momento, mis dos crios, besos para ellos y para Montse, que me ha regalado un libro que llevaba años buscando y me ha hecho mucha ilusión.

Ya se que esto no le interesa a nadie, pero a mí sí y quería que quedase escrito. Felicidades a todos los que hoy cumplen años. Y a mi sobrina Judith, que es su santo.

EL CARTERO






A Dante, la jodida vida le había golpeado duro. Quizás demasiado. La rueda de la fortuna giraba hacia otro lado y su existencia era, desde hacia muchos años, una triste sombra de la realidad. Últimamente, solo tenia tres cosas en la cabeza: la botella, las putas y su moto. Bety era una vespa del servicio de correos, con la que repartía la correspondencia todas las mañanas desde que entró a trabajar para el estado, hará unos dos años.


Cuando Dante montaba a Bety, los problemas desaparecían como por arte de magia y la vida parecía darle un respiro. Sentir como Bety vibraba entre sus piernas le producía una especie de éxtasis místico. En su trajín de cartero repartía, embriagado, la correspondencia, al tiempo que montaba una y otra vez a su Bety. Pero, la carne es débil y la del hombre más, por lo que Dante recurría, compulsivamente, a las putas del barrio, que saciaban su ansia de sexo. Finalizada su jornada, triste y amargado, volvía a su apartamento para seguir su orgía con la botella, su otra gran pasión.

¡Joder! Igual no vivía tan mal el cabrón, si todo lo que hacia era beber, fornicar y montar en moto. ¡Estos funcionarios se quejan por vicio! Y Mario el que más.

viernes, 4 de septiembre de 2009

EL PINTOR





La mancha, crece angustiosamente y amenaza con salirse del lienzo. El pintor, en una lucha titánica, lanza pinceladas a diestro y siniestro, como poseído por el alma de un antiguo maestro del renacimiento. La mancha, inmune a los gritos e insultos que salen de la boca del pintor, se estira, se alarga, se encoge y se mueve, totalmente a su antojo, por la tela, haciendo que el artista, preso de una furia inhumana, en su afán por taparla, por disimularla, por deshacerse de esa intrusa que, osada y poco respetuosa, intenta boicotear su obra, lanza toda la munición que le queda, salpicando el cuadro con trozos de pintura de todos los colores. Lanza pinceles, le tira trapos, escupe sobre el lienzo, golpea con desesperación y finalmente cesa el frenesí salvaje que le invade y la calma deja paso a la creación artística. A la mañana siguiente el pintor se despierta sobre el frío suelo de su estudio y a sus pies, aparece, la madre de todos los cuadros, la obra maestra por antonomasia. Pero, la mancha continua a la vista del pintor y este desconcertado se acerca al lavabo y abriendo el grifo, se limpia los ojos con agua clara, dándose cuenta que la mancha no estaba en su lienzo, si no, que estaba en sus propios ojos. Incrédulo y maravillado, el artista se dispone a repetir la obra y las dudas le asaltan ¿debo confiar en mi talento? ¿Ha sido un golpe de suerte? ¿O debería salpicarme los ojos? El mundo de los artista esta plagado de grandes obras que nunca se podrán repetir, porque se crearon gracias a un cúmulo de circunstancias irrepetibles.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails