martes, 10 de noviembre de 2009

EL ÁRBOL







Era la quinta vez que me pasaba lo mismo y ya empezaba a mosquearme un poquito la situación, el maldito árbol me tenia cierta manía y yo, pobre de mí, no recordaba haberle hecho nada, excepto arrancarle alguna que otra de sus jugosas manzanas, tal y como hacían la mayoría de personas que pasaban por allí, pero, extrañamente, el condenado árbol no les atacaba tan vilmente y a traición como hacia conmigo.


La verdad es que todo comenzó un viernes trece de agosto del año de nuestro señor de mil seiscientos ochenta y siete. Soplaban aires de cambio en la vieja Europa, florecía el renacimiento, la medicina, las artes, la ciencia en todas sus ramas, y el conocimiento resurgía de sus cenizas cual ave Fénix. Atrás quedaba la época del oscurantismo, siglos sumidos en las tinieblas de la ignorancia y del aplastante dominio de la iglesia sobre la libertad de los hombres, y mientras toda esta corriente de cambios se sucedían, yo a lo mío, intentando echarme, tranquilamente, una siesta a la sombra de un manzano y calculando formulaciones matemáticas para conciliar el sueño.


Mira que hay árboles más o menos famosos en la historia de la humanidad: está el árbol mitológico del bien y el mal, el ancestral árbol del conocimiento, el árbol de la vida, el árbol del que comió Eva, ya le vale a la tía en la que nos metió, con lo bien que estaríamos en el paraíso. También esta el árbol del ahorcado, con la versión Judas y sus treinta monedas; o la versión el bueno, el feo y el malo. Menos conocida, quizás, pero igual de interesante es la historia sobre un roble que talaron los descendientes Merovingios.... Hasta remontándonos en lo más profundo de la historia, me podía haber estirado a la sombra del Hom generador del universo, ¡pues no! va y me toca a mí el puto árbol de la dichosa ley de la gravedad.

Ya sé, no hace falta que me lo digáis, seguro que podía haberme tumbado ha echar la siesta debajo de un almendro, o de un olivo, hasta de un cerezo, ¡pues tampoco! tenia que ser un manzano y además con puntería, ¡qué jodio! La verdad es que pensándolo mejor, tengo suerte de que los melones no cuelguen de los árboles, porque, si no, igual la humanidad se habría quedado sin ley de la gravedad y andaríamos todos flotando en el éter ad infinitum.

 
Todo esto viene a cuento, según me han dejado caer, que hay algunos energúmenos intelectualoides, correveidiles soplafarolas y calientabutacas sin conocimiento, ni masa cerebral, que se dedican a calumniarme en los entornos científicos más sórdidos, diciendo que mi formulación matemática sobre la ley de la gravedad, no salio de mi intelecto gracias al impacto inoportuno de una tierna y jugosa manzana. ¡Si lo sabré yo! y además mis chichones lo atestiguan.


La verdad es que, dudas lo que se dicen dudas ailas, pero son ridículamente pequeñas, más bien diminutas, casi subatómicas, y ya se sabia hasta en mi época, que los átomos en cuanto a energía se refiere son insignificantes ¿no? ¡Atención! que se esta acercando el pesado este del bigote y los pelos blancos que siempre está con el royo de la relatividad de las cosas.

 
-¿Qué te pasa ahora?


-Pues mira, me gustaría explicarte que la energía insignificante de los átomos es relativa.


-¡Y dale! otra vez con la misma historia, que no me des más la lata con ese discursito.


-Pero es que la curvatura del espacio-tiempo en las masas en movimiento genera un campo gravitatorio…


-Corta tío, por qué no te vas con tu amigo el del Gal y os medís mutuamente la velocidad a la que decís tonterías, ¡dios que paciencia! !Hala! ahí os quedáis me voy a echar una siesta.

13 comentarios:

Mario dijo...

Madre mía, Rafa... y yo comprando "muy interesante". En fin, que me quedo con El Jueves, por lo menos.

Está bien la idea de las manzanas y de los melones y la relatividad de todo lo que cuelga y se descuelga.

Esta tarde, café en mano, me lo cuentas.

rapanuy dijo...

Pago yo

Virginia dijo...

Jajaja...como me gusta leer a gente con sentido del humor...me ha gustado leerte, me has alegrado la tarde.
Que tengais una tarde entretenida de cafes y buena conversación.
Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, leyendo tu teoría, bueno la teoría que compartes con Newton y Einstein, sobre la gravedad. Me acuerdo de un chiste, que también trata de aceitunas y melones.
Es que no sé si contarlo, porque yo tengo poca gracia para contarlos. No así cuándo me los cuentan que empiezo a reirme antes de que acaben y con la risa contagiosa que tengo pues anima un poquito el cotarro.
Jejeje,¡que tontería he dicho... si por aquí no se nota!
Bueno, lo cuento...

Van dos gitanos de noche, cargados, con un saco cada uno y les para la Guardia Civil.
-¡Alto!, le dice un Guaria a uno de ellos.
-A ver... ¿Qué llevas ahí?.
El gitano se vuelve y tartamudeando le dice: mire usté señor guardia, unas pocas aceitunicas que son pá los hijos...
Qué mi mujé la machaca y se las unta en un mendrugo pan y, los niños ya tienen su cenica y se relamen de güenas que les saben.
- ¿Unas pocas?, pero... ¡si llevas un saco! y robadas... ¡éso es un delito!.
-Ay señó guardia, no me murte, que son pá los hijos, pá que se lleven algo a la boca de comé.
-Bueno vamos a hacer una cosa.
No le voy a multar, pero para que escarmiente, le voy a proponer algo...
-Lo que usté diga señó guardia.
-Pues bien, coja las aceituna y una a una, se las mete por el culo... Eso para que aprenda...
El gitano empieza a reirse, revolcándose por el suelo...
-Cómo sigas riéndote, te meto en la trena. ¿Qué es lo que te hace tanta gracia?
-Pues señor guardia que mi compadre viene detás mio...
-Pues ese va a hacer lo mismo...
El gitano seguía riéndose sin parar...
-Jajajaja
-Dígame de que se ríe ahora mismo.
- Señó guardia es que jajaja jajaja
-¡Vamos, hable ya!
- Me rio de que mi compadre, viene cargado de melones...

Yo, por si acaso me pasa lo que al del chiste, prefiero ir cargada de aceitunas. Y cómo tú, me tumbaría mejor debajo de un olivo... por si, eso, de la gravedad, jejeje, (la gravedad del chichón)...
Moraleja: Los melones pueden resultar perjudiciales para la cabeza pero, más para el culo...

Salu2 para to2.

TaTtU dijo...

Tengo un problemilla, cada vez que estoy unos días sin conectarme, luego cuando hago algún comentario en algún blog, me lo escribe sin mi nick, y tengo que restablecer la contraseña.
Me funciona mientras estoy por aquí
Cúando lo apague se me borrará...
Quería decir que yo soy la que ha escrito arriba (La anónimo)
Buena noches a to2.

Lasosita dijo...

Muy humorístico el relato.
Una gran recreación de los pensamientos de tal sabio, con la ironía libre que le ha dado al personaje.

Ira contra un árbol...

( El pesado del bigote...)
;)


Menuda imaginación, felicidades!


Un gran saludo, Rapanuy!

rapanuy dijo...

Virginia la tarde de café y charla ha sido estupenda, gracias.


Tattu, no sé que tienen los guardias con los gitanos, pero es una química extraña, para analizar.


Lasosita, ¡será por imaginación!
Y no era fobia arborícola, si no más bien que tenia mal despertar.



Saludos.

Ignea & Josune dijo...

Joder, que tendran las manzanas... mira que las han liado pardas en muchos relatos.
Que se lo digan a Eva... y a la tullida de la cenicienta...jajaja

Palabra clave coandi... y me senti como un Koati dando saltos.

Elektra dijo...

No sé por qué no me había pasado antes, otra vez quería perdérmelo, Rapanuy. Tampoco sé si me he reído más con el texto o al saber que Mario lee "Muy Interesante". Con la disputa a muerte que mantengo por este tema con un amigo!!! En realidad creo que es por rebeldía, por llevar la contraria. Como siempre, sigo por aquí.

rapanuy dijo...

Josune, tienes mucha razón con lo de las manzanas, mira los de Apple y sus trapicheos y competencia con IBM donde nos han llevado.

Electra, lo de Mario tiene guasa, ya que dice lo de Muy para hacerse el Interesante, y resulta que lo más técnico que ha leído en su vida es el manual de uso de una escoba.

Saludos.

rapanuy dijo...

Perdona eleKtra

Mario dijo...

Rafa tiene razón... el Muy interesante sólo lo leo en la consulta del dentista, en la peluquería (cuando está ocupado el Interviu). Pero de vez en cuando sí compro El Jueves, por las buenas causas.
Y la verdad es que entiendo menos el manual de la escoba eléctrica que me compré hace tres años que alguna novela de Fiodor D.

En fin, que por aquí sigo y por ahí... en todos los sitios donde se cuezan historias, primero, y se escriban, después.

Rafa, a las cinco y cuarto, en punto, punto.

rapanuy dijo...

¿dudas de mi puntualidad?
Hoy pagas tú.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails