viernes, 25 de septiembre de 2009

LA SOLEDAD




Estoy cansado, realmente agotado. ¡Necesito soledad! La vida en la ciudad me esta desquiciando lentamente.
Quizás no sea la vida en la ciudad la que hace que mi alma chirríe, como las bisagras de una vieja puerta, si no simplemente, la vida en general y la mía en particular.

Después de recibir muchos palos, algún que otro botellazo, te rompan varios huesos y te destrocen continuamente el corazón, comienzas a plantearte seriamente la pregunta eternamente formulada por el ser humano, ¿que coño echan hoy en la tele? …No, espera, que esa no es, ¡joder como estoy hoy!, la pregunta es esta ¿que coño hago yo aquí? Ahora si. ¡Toma ya! A veces te lo preguntas y te quedas tan tranquilo, la vida sigue y hasta consigues dormir por las noches a moco tendido. Pero otras veces, algo dentro de ti vibra, te hace estremecer y genera una reacción en cadena que ya no hay Dios que lo pare.
¡Me largo! Tengo que huir. Tengo que buscar un sentido a todo esto.

¡Hala! ahí os quedáis con: el ruido, el estrés, los agobios, las malas caras, los reproches, las peleas, el sexo mendigado, los horarios, la tele basura, los sms, los recibos, las letras, la comida rápida, el sexo rápido, la familia, los amigos, los enemigos, los indiferentes… ¡ahhh!, un momento que cojo aire… los vecinos pesados, las visitas a la peluquería, las cenas de compromiso, las bodas, los atascos, la polución, las malas amantes, los orgasmos fingidos, las borracheras, los garitos donde se te pegan los pies al suelo, la mala música, las palmaditas en la espalda con el cuchillo entre los dientes, el odio, la envidia y los jinetes del Apocalipsis. ¡Ahí os los dejo!

A veces, Platon se cruza en mi vida y me comenta aquello de salir de la cueva de las sombras y ver la realidad de la vida. Siempre me repite lo de dejar de vivir una ilusión y asomarme a la realidad, pero no es tan fácil. Llevo muchos años encostrado en esta realidad de placeres y tormentos. Llevo mucho lastre, muchas cuerdas que me atan. Muchos sentimientos que me unen a los demás. Debo ser valiente y escapar. ¡Soledad allá voy!

Me dirijo hacia la libertad, el aire limpio, las verdes praderas, los horizontes de tranquilidad, la suave brisa de la montaña acariciando mi rostro, el lento transcurrir del tiempo, el ayuno, la dieta a base de lo que pille. Vida de ermitaño, rebuscando constantemente en mi interior, para encontrar en vida el nirvana, el paraíso, el cielo o el infierno. Me esperan eternas jornadas de lectura placida. Días interminables de pensamientos profundos. Largas noches de deseos insatisfechos.

¡Hostia que chungo!

No sé si podré aguantar tanta soledad conmigo mismo. Mejor lo dejo para otro día.

9 comentarios:

Míriam dijo...

Cuando te tienes a tí, nunca estás solo.

Míriam dijo...

...y me quedo aquí!

Laura dijo...

Si te pasa como a mí lo tendrás complicado.
Yo no soy capaz de disfrutar de mí misma... ¡No me aguanto!.

Pero plantearse al menos, ese cambio de rasante y esa idea valiente de escape (por que para escapar también hay que tener güevos), es ya un gran comienzo.

Besos y soledades.
:)

rapanuy dijo...

A Miriam, gran verdad, además es lo único que realmente tenemos. Te haré, encantado, un sitio si te quedas.

A Laura, no será para tanto. Yo te pienso seguir aguantando por aquí siempre que quieras.

Elektra dijo...

Joder. Has conseguido que me sonría, y hostia, eso también es chungo. Más chungo que el placer de decir... ¡que le jodan a todo!
Me sorprende y me agrada esta nueva cara del ombligo del mundo. ;)

La música es brutal.

Elektra dijo...

Que me sonría, no. Que sonría.

Ignea & Josune dijo...

...me ha gustado tu mirada irónica.
El humor es un arma afilada,para cortar la mierda y que sea menos indigesta.
Tus giros, me hacen entender que seguro que no escapas a ese redusto de eden..jejeje


Y eso...de acuerdo con ELektra. Buena vibra musical...
Un beso and saludete.

rapanuy dijo...

Electra me gusta que te rías conmigo, dicen que al reír el cuerpo genera Serotonina, un inhibidor del enfado y la agresión, recomendado para estados depresivos, por eso reírse tiene sus ventajas.

Josune que más quisiera yo que escaparme.

Es extraño lo que la música hace a las personas

OjosMiel. dijo...

La soledad es muy difícil. La gente le tiene miedo porque teme tomar sus propias decisiones a solas. Y las decisiones difíciles hay que pasarlas solo. Queramos o no.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails