viernes, 4 de septiembre de 2009

EL PINTOR





La mancha, crece angustiosamente y amenaza con salirse del lienzo. El pintor, en una lucha titánica, lanza pinceladas a diestro y siniestro, como poseído por el alma de un antiguo maestro del renacimiento. La mancha, inmune a los gritos e insultos que salen de la boca del pintor, se estira, se alarga, se encoge y se mueve, totalmente a su antojo, por la tela, haciendo que el artista, preso de una furia inhumana, en su afán por taparla, por disimularla, por deshacerse de esa intrusa que, osada y poco respetuosa, intenta boicotear su obra, lanza toda la munición que le queda, salpicando el cuadro con trozos de pintura de todos los colores. Lanza pinceles, le tira trapos, escupe sobre el lienzo, golpea con desesperación y finalmente cesa el frenesí salvaje que le invade y la calma deja paso a la creación artística. A la mañana siguiente el pintor se despierta sobre el frío suelo de su estudio y a sus pies, aparece, la madre de todos los cuadros, la obra maestra por antonomasia. Pero, la mancha continua a la vista del pintor y este desconcertado se acerca al lavabo y abriendo el grifo, se limpia los ojos con agua clara, dándose cuenta que la mancha no estaba en su lienzo, si no, que estaba en sus propios ojos. Incrédulo y maravillado, el artista se dispone a repetir la obra y las dudas le asaltan ¿debo confiar en mi talento? ¿Ha sido un golpe de suerte? ¿O debería salpicarme los ojos? El mundo de los artista esta plagado de grandes obras que nunca se podrán repetir, porque se crearon gracias a un cúmulo de circunstancias irrepetibles.

3 comentarios:

TaTtU dijo...

Seguro que ya en ese momento el pintor supiese que ese lienzo, tocado con la varita mágica de Dios,sería su hijo preferido e icono de todas sus obras.
... O se hizo mágico a través del tiempo tocado con la varita mágica de otros hijos... para ser icono de Dios...

Un saludo y muy buen fin de semana.

Elektra dijo...

Buena guerra establecida la del pintor y el lienzo. Empecinado, perfeccionista y sin embargo el error está en él. Finalmente hay errores que también traen buenas consecuencias.

Anónimo dijo...

yo por eso siempre dibujo lápiz en mano y Voll Damm en la otra! Así no hay riesgo de confusión alguna y si la mancha está, que le den! por algo habrá salido!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails