sábado, 29 de agosto de 2009

PARA QUE ESTOY EN EL MUNDO.


La salvación es un concepto esquivo, una finalidad amarga en su planteamiento, un objetivo anhelado por la mayoría y que se escapa casi siempre en el último momento. No, no os dejéis engañar y convirtáis la salvación en ese paraíso deseado, marcado a sangre y fuego en el código genético de la especie para que esta perdure eternamente. No, no persigáis esa ilusión, esa quimera es en realidad solo un sucedáneo de lo que podríamos encontrar si nuestro objetivo no fuera la meta y si el día a día. El camino que andamos es en si mismo la meta, el nirvana, el paraíso, llámalo como mas te guste. Y así pues, si lo planteamos de esta maneta la respuesta es obvia: no estoy en esta vida para alcanzarlo, si no para buscarlo, ¿ya que una vez alcanzado que es lo que te queda­?, solo el camino recorrido, las amargas experiencias, el amor, el dolor, la pena, la alegría, en definitiva los sentimientos.
Pensamiento aportado por un primo hermano del maestro Zen Chi ki to.

2 comentarios:

Fante dijo...

Navarrollll, muy buena esta entrada, eh. Vamos bien. Anda que no me he reído nada con tu nota en mi blog. Que por cierto, acabo de subir otro relato.
Nos vemos pronto. Digo que nos vemos pronto porque se te acaban las vacaciones y vuelven esos cafés al lado del cole...

Anónimo dijo...

aveces creo que vinimos al mundo sólo para pegarnos pajas delante del ordenador...

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails